Blog Asociación Animales El Trasgu

Trasguperris en adopcion

Feliz Navidad

Escrito por eltrasgu 14-12-2015 en Trasguperris en adopcion. Comentarios (0)

Man os desea Felices fiestas desde Serin. 

Él y todos los trasgus de Mieres y Serin este año piden un hogar y esa nueva opotunidad que se merecen. 

Y dan mucho las gracias a todos los voluntarios por cuidarlos tanto todo el año.


La historia de Simeon

Escrito por eltrasgu 07-08-2014 en Trasguperris en adopcion. Comentarios (0)

Me llamo Simeón, nací no sé muy bien qué día de no sé muy bien qué año. Poco recuerdo de mi madre y hermanos, y menos sé de la suerte que pudieron correr, la mía no fue muy buena.

Mi pasado lo estoy olvidando, tuve dueños o por lo menos eso pensaba.

Nadie jamás se había preocupado de mi salud, junto a mi amigo Gruni, el que siempre me ha cuidado, llegamos a las calles. Yo estaba enfermo medio calvo, sarnoso, teníamos miedo, miedo a esos que se hacían llamar humanos. Pero alguien nos encontró. Alguien hizo que nuestro destino se uniera al del albergue de Mieres, y las chicas del Trasgu nos acogieron en su seguridad. Pasamos de las calles a una zona que ellas llamaban albergue dónde van los animales que ya no tienen dueño. Deberíais haber visto a Gruni, no se fiaba de nadie, les ladraba y gruñía si se nos acercaban, fiel escudero solo buscaba seguridad. Pero lo que no sabíamos es que esas humanas eran distintas, allí me dieron las medicinas que necesitaba, los baños que hacen que mi pelo vuelva a crecer, y tanto a mi amigo como a mí nos han desparasitado, nos vacunan, nos chipan y castran, nos dan cobijo, cariño, comida, agua, un techo donde dormir, y alucinad salgo a pasear cuando chicos y chicas llamados voluntarios dedican su tiempo libre a ayudarnos.

Aquí somos muchos, muchísimos. Hemos llegado en verano sobre todo, hay un montón de cachorros, porque la gente no entiende que por nuestro bien hay que esterilizarnos y así se evitan camadas masivas y que acaben abandonados. No es justo, no hemos venido a hacer daño en cambio cuando ya les molestamos nos echan de sus vidas y dependemos de gente como el Trasgu para sobrevivir.

Sobre los cachorros llegaron seis hermanos, pero este no era su sitio, son pequeños necesitan hogares que les protejan, los dejaron en cajas tirados, enfermos. Sentimos ¿entendéis?, no nos hagáis sufrir así. Algunos ya han encontrado acogidas y otros adopción, pero sed responsables, duramos muchos años y os queremos más que a nuestras vidas. Llegaron algunos más, una cachorrita canelita, preciosa y dicharachera, otros hermanitos, aparecen gatitos, son bebes necesitan ayuda para sobrevivir.

También hubo un compañero Flash, apenas estuvo aquí, el venía enfermo, tan enfermo que nadie pudo hacer nada por él, ellas lo intentaron todo pero ya era tarde. Descansa en paz compañero.

Y seguimos aumentando el número, podría hablaros de todos y cada uno de ellos pero no acabaría nunca, llegan de todas clases y tamaños, las chicas están agotadas pero siguen al pie del cañón, dicen que allí, aunque necesitamos un hogar, van a protegernos darnos todo lo que puedan y más, porque hay gente de todos lados que las ayuda, son socios, comercios colaboradores, voluntarios, padrinos, nos traen cositas, nos sacan a pasear, nos bañan, nos difunden en no sé qué de las redes sociales para que alguien al vernos nos venga a buscar, y así pasan los días.

Estuve muy asustado, pero ahora ya todo pasó, Gruni y yo vivimos temporalmente aquí, porque algún día soñamos con tener un hogar. Hemos hecho muchos amigos, nos cuentan algunos que llevan años aquí, paciencia, algún día entrara alguien por esta puerta y nos llevará a su hogar y tendremos una familia, aunque aquí ya somos una gran familia, necesitamos tener una nuestra. Cada día cuando ya las chicas se van y la noche cae, todos soñamos lo mismo, que el verano se acabe, que pare ya este ritmo de entradas, porque ya hemos sufrido bastantes, y también con esa familia que algún día llegará.

Al verano aún no ha acabado, seguirán llegando otros y será cada vez más duro, porque no podemos llegar al hacinamiento, sería peligroso. Así que os daré unos consejos para que a ninguno más le pase lo que a mí:

-Esteriliza, ya somos muchos, no traigas más dolor al mundo. Además beneficia nuestra salud.

-Cuando uno de nosotros llega a tu vida, es hasta el fin de la nuestra, tenlo en cuenta.

-No nos dejes en verano, como ya hemos dicho, y aunque insista en ello, vivimos muchos veranos y queremos pasarlos con nuestros dueños, se responsable.

Y nunca olvides, la mejor jaula es la vacía, ven a visitarnos, y juntos conseguiremos que algún día los veranos no sean épocas malas en las que nos echan a la calle, sino una época más en la que todos disfrutamos.


Rocky y sus ganas de vivir

Escrito por eltrasgu 15-05-2014 en Trasguperris en adopcion. Comentarios (0)

Muy buenas a todos, me presento: me llamo Rocky, tengo 16 años y busco una familia para empezar a vivir.

Dicen que sabe más el diablo por viejo que por diablo pero…yo hace muy poco que he descubierto que tengo derecho a una vida mejor, así que he decido que ha llegado el momento de pensar en mí mismo. Como buen abuelo tiendo a enrollarme en mis historias, pero necesito contaros de principio a fin el porqué de mis esperanzas renovadas y mis prisas por empezar de nuevo.

Os cuento un poco mi historia: me encontraron por casualidad, recogiendo a otro perrito, me vieron en un lugar poco menos que un gallinero, atado, dando vueltas sobre mí mismo. Tengo que deciros que los años no pasan en vano y estoy casi ciego, oigo bastante mal, ya no tengo tanta vitalidad como antes pero…tengo un olfato de concurso. Nací en aquella casa, mi madre, me entristece ya no recordarla, también vivió allí. Me tiraban de comer desde la ventana y me echaban agua con una manguera desde lejos, menos mal que no la veía, porque por lo que se ve parecía aquello puré de verduras. Inocente de mí, creía que aquello era la vida que me merecía, que era lo normal. Ya no lo recuerdo, pero me imagino que en su día sí que fui atendido y mimado, eso espero y, si no fue así, prefiero vivir engañado e inventarme mi propia historia de mascota feliz.

Estoy medio sordo pero me entero de todo, así que lo que os cuento es real. Unas chicas se presentaron en casa de los que eran mis dueños, para hablar con ellos sobre darme una vida mejor, en aquel momento no tenía ni remota idea de a lo que se referían. Por lo que se ve, además de comer supuestamente como una lima, disculpad mi ignorancia, aún estoy bastante delgado pero me he enterado de que por mi edad y la falta de ejercicio debería estar como una bola; también ladraba por las noches a la gente que pasaba y a los perros que oía en los pueblos colindantes, esto parece que no era de su agrado, pero tampoco me preguntaron el porqué, no es fácil estar tranquilo cuando casi ni ves ni oyes, estás atado sin posibilidad de escapatoria y no sabes cómo de cerca está el peligro, ante la duda ladraba, ahora ya sólo lo hago para que me saquen al solete, un poco de cuento nunca viene mal. En un principio, entre otras cosas, les dijeron que les daba pena deshacerse de mí, la verdad es que me sentí muy orgulloso, para que os voy a engañar. Ahora sé que aquel comentario no tenía ni pies ni cabeza. Después de unas cuantas conversaciones por fin me entregaron. Pasé unos días en casa de un chico hasta que me llevaron al Albergue.

¡Ay! ¡Amiguitos del alma! Se abrió ante mí no sólo un mundo nuevo, sino un universo, algo infinito. Las primeras horas las pasé como hasta entonces, dando vueltas sobre mí mismo, aún ya no estando encadenado, mi círculo de seguridad, quién sabe lo que habría más allá, no me atrevía. Pero no tardé en confiar plenamente en mis nuevas cuidadoras y en el entorno. No tengo miedo de qué hay un poco más allá, sé perfectamente que estoy seguro, que no van a permitir que me pase nada. Me paso el día investigando, comiendo, durmiendo, tomando el sol, sobeteado, porque otra cosa no, pero soy irresistiblemente tierno, uno tiene su edad pero me siguen encantando las caricias, los abrazos e incluso los besos, no tanto como la comida, pero le andan cerca.

Por suerte o por desgracia, aquí descubrí una realidad muy dura sobre lo que es una perrera, no dejan de entrar nuevos animales cada día, algunos lo pasan muy mal, no sabía que pasaban estas cosas, la verdad, me sorprende, pero claro, tampoco sabía que mi vida no era justa para mí. He oído varias veces un comentario que me hace reflexionar, cómo es posible que un animal mejore en una perrera y disfrute de la vida viviendo en una jaula, es difícil de encajar pero os juro que es una realidad.

Para mí ahora las cosas son muy diferentes, soy consciente de que no me queda mucho, aunque me han llevado al veterinario y, no estoy en plena forma, pero han dicho claramente que aún me queda tiempo para disfrutar de una vida nueva, diferente, una vida para mí mismo. Así que he comenzado a quererme y a tener esperanza de que mi oportunidad está a la vuelta de la esquina. Aún me da tiempo, sé que lo voy a conseguir.

Y ahora llega el momento de dirigirme a ti, directamente, a quien puede brindarme esa oportunidad. Sé lo que estás pensando, te entiendo perfectamente: cómo voy a meter en mi casa a un perrito de esa edad, me voy a morir de pena cuando se vaya. Que tienes que ser consciente de mi situación lo tengo claro pero, necesito que tú también pienses en mi. No será tan amarga mi marcha cuando llegue, porque me habrás dado la oportunidad de saber lo que es una familia amorosa, que me atienda como merezco, que me de una vida de verdad mis últimos momentos. Hace tiempo que le he perdido el miedo a la marcha, ahora mismo sólo puedo pensar en ser feliz. Mi principal condición es que tengas paciencia, necesito unos días de adaptación, prometo ubicarme rápidamente, pronto te olvidarás de que veo mal, me haré un mapa mental de mi hogar y no tendrás que preocuparte de nada. Ten en cuenta que no sé como es una vida como la que me puede esperar, pero de verdad te doy mi palabra de que por mi parte voy a poner todo de mi para hacértelo lo más sencillo posible. Me vendría bien una casita con terreno cerrado y seguro, o con patio, o un piso bajo en el que me sea fácil entrar y salir.

Necesito que dejes a un lado tu futura pena y pienses en la mía presente, no te arrepentirás de tomar la decisión de incorporarme a tu vida. Te haré feliz mientras tú me lo haces a mí y, cuando me vaya, nos recordaremos mutuamente con todo el cariño posible. Te llenaré de anécdotas y momento memorables. Cambiaré tu vida, te lo aseguro. Fíjate que ya te quiero sin conocerte, imagínate cuando seamos familia. No tengas miedo, yo no lo tengo, el miedo sólo es algo que te impide avanzar y alcanzar tus metas. ¡Mi meta eres tú y la voy a alcanzar!

Atentamente y partiendo de cero, Rocky.



Os presentamos a Kaiser

Escrito por eltrasgu 08-05-2014 en Trasguperris en adopcion. Comentarios (0)

Hoy nuestro blog va dedicado a Kaiser.

Kaiser no hace mucho que está con nosotros. Es un perro de porte precioso nacido en 2004, pero que no os engañen sus diez años de edad, porque tiene una jovialidad comparable a la de cualquier joven adulto. Hasta llegar al albergue, paso toda su vida atado en una finca, ahora llega el momento de disfrutar lo que le queda de vida como se merece.

Le gusta salir a pasear, es muy bueno con hembras, (con machos aun no hemos probado), y con la gente es muy cariñoso, siempre pide mimotes.

Este rubiales precioso te está esperando en el albergue de Mieres.  ¿Quién le da una oportunidad a esta preciosidad?


Contacto asociacioneltrasgu@hotmail.com


Os presentamos a Lana

Escrito por eltrasgu 29-01-2014 en Trasguperris en adopcion. Comentarios (4)

Hola, me llamo Lana, así me pusieron unos trasguvoluntarios que iban de ruta con unos trasguperis, caminaban y al dar una curva.....allí estaba yo. Una chica me dio un mimo, no me lo pensé dos veces, se lo agradecí con un abrazo, se quedaron un rato conmigo, pensando que fuera de una casa de los alrededores  emprendieron  camino dejándome allí. Me quedé un rato mirando, cuando vi que se alejaban eché a correr tras ellos, me había sentido tan a gusto con ellos que decidí seguirlos, entonces me pusieron un collar en el cuello y una correa y nos fuimos monte arriba.

Llegamos a un llano y nos ataron a todos por separado, se pusieron a comer, ummm que rico olía, nos dieron pedacitos a todos y unas chuches muy ricas, después a mi me soltaron, no tenían necesidad de tenerme atada pues yo no pensaba irme de su lado.

Me tiraban una pelota y yo corría tras ella, me lo pase genial, me abrazaban, parecía que me querían mucho. Después de un buen rato me vuelven a poner la correa y nos vamos todos...si!! todos!! me llevan con ellos, esta vez bajamos por una carretera, caminamos mucho pero yo estaba feliz, había pasado un día genial!

oh, oh, de pronto llegamos a un lugar en el que había muchos perros estaban encerrados en jaulas y ladraban mucho, el miedo se apoderó de mi, se abre una puerta y me meten allí a la fuerza pues yo intentaba huir, cerraron la puerta y yo saltaba intentando escapar pero no tenía por donde salir, entonces me puse a llorar, ellos me daban mimitos tras las rejas pero no había consuelo para mi, se fueron, muy tristes  si ,pero me dejaron allí.

Ya llevo casi un año aquí, te vas acostumbrando, las chicas trasgus nos tratan muy bien, nos medican, nos alimentan nos llevan al veterinario, nos han arreglado los cheniles para que no pasemos tanto frío en invierno, los voluntarios nos sacan a dar paseos y algunas veces nos llevan de ruta, por unas horas se nos olvida que vivimos enjaulados y somos felices pero al regresar otra vez la cruda realidad, la jaula nos espera.

Muchos de mis compañeros se fueron con familias, adoptados, yo estoy esperando mi oportunidad que parece que no termina de llegar, pero se que en algún lugar hay unos papás para mi  ¿Quieres ser tu? ven por favor, te estoy esperando!

¡¡¡¡ Muchas gracias Ángela por tu post!!!!